abril 7, 2017

Hay esperanza: acciones militares ganan terreno y criminales se ven enfrentados en las calles

Hay esperanza: acciones militares ganan terreno y criminales se ven enfrentados en las calles

La sociedad no debe ser indiferente, hay que apoyar las políticas llamadas a restaurar la paz social del país.

Editorial

Santo Domingo.-Probablemente sea prematuro, establecer como  exitosa la reciente ofensiva preventiva de los organismos militares y policiales contra la delincuencia y la criminalidad que sacudo amargamente nuestra sociedad, no obstante, seria una mezquindad restarle méritos a los numerosos operativos de revisiones vehiculares a través de los denominados retenes, mediante los cuales, se han incautado armas de fuego, drogas, vehículos y motores sin los  documentos correspondientes, así como apresado varios prófugos de la justicia.

Las acciones combinadas de los organismos oficiales, han permitido apresar ademas a cientos de personas con perfiles sospechosos para fines de investigación, y aunque parezca molestoso, esas iniciativas tenían mucho tiempo siendo demandadas por la población ante la ofensiva  desafiante de la clase criminal, que ha sumergido en la zozobra a la ciudadanía.

Aunque los delitos, sobre todo asaltos siguen perturbando la paz social, ciertamente se ha percibido tras el incremento de las labores preventivas de las unidades militares mixtas una ligera disminución  los hechos punibles y el anuncio de las autoridades  oficiales, en el sentido de que esas labores serán permanentes en todo el país, ha impactado favorablemente en toda la nación.

Nos corresponde estimular a población a que respalde la ofensiva militar y policial por la seguridad ciudadana, asimismo estamos en el deber de advertir a las autoridades  gubernamentales que deben ser inflexibles con la delincuencia y mantener el respeto a los derechos humanos.

De igual forma sugerimos tener cuidado con las personas serias  y trabajadoras, que aveces suelen ser chantajeadas por la oficialidad nociva,  que sabemos permanecen en esos organismos.

La delincuencia exageró su rol, se desbordó y puso en cuestionamiento a todos los organismos encargados de la seguridad ciudadana, ahora los antisociales están siendo enfrentados con carácter en las calles y entendemos que la tendencia, si se mantiene, tiene muchas posibilidades de ganar la batalla y restaurar la paz social que merece la sociedad.

El gobierno debe adicionar a las acciones preventivas, el flujo de oportunidades laborales para que los NiNi, y otros desempleados involuntarios tengan opciones  de sustento dignas que los mantengan alejados de las malas tentaciones generadas por exclusión social.