diciembre 2, 2016

No a la sobrecarga economica disfrazada de “Indexar” en detrimento de consumidores impotetentes

No a la sobrecarga economica disfrazada de “Indexar” en detrimento de consumidores impotetentes

Es tiempo de llamar la atención del gobierno, en lo referente a esta modalidad de penalización, a esta forma frecuente de aumento de impuestos

La Procuraduria General de la Republica, amparada en la “ultima moda administrativa” de aumentar los impuestos en la administración publica, atribución que la Constitución confiere expresamente al Poder Legislativo,  y que bajo “esquemas astutos” castigan a los consumidores,  que siguen sufriendo los embates de aumentos en medio de carencias acentuadas.

jean-alan-rodriguezEl Ministerio Publico, decidió que debía aumentar, como otras entidades publicas, el costo de los servicios que ofrece, sin que las personas que regularmente requieren dichos servicios, hayan  experimentado  una mejoría en los ingresos que perciben, sin contar los miles de desempleados,  lo cual, a todas luces representa una carga injusta e inoportuna a los consumidores.

Los aumentos  dispuestos a partir del primero de diciembre 2016, va entre RD$ 100.00 (cien pesos) y RD$ 1,200.00 (mil doscientos pesos), en simples tramites y certificaciones para supuestamente cumplir con la disposición oficial de indexar  al Colegio Dominicano de Abogados, asi como eficientizar los servicios ofrecidos al publico, etc.,  sin reparar en los perjuicios que genera entre estudiantes egresados que requieren de su exequatur, personas que requieren Certificaciones de no antecedentes penales, ni siquiera al sector filantropico social.

Asimismo, los papeles de buena conducta, certificaciones de firmas,  y todo lo referente a los tramites de las Asociaciones Sin Fines de Lucro (ASFL/ONGs), que fueron los mas encarecidos.

Es tiempo de llamar la atención del gobierno, en lo referente a esta modalidad de penalización, a esta forma frecuente de aumento de impuestos, dado, que las mismas autoridades que aumentan alegremente el costo de los servicios a la ciudadanía no han propiciado una aumento ni siquiera mínimo de los deprimidos salarios de los trabajadores ordinarios, incluyendo los militares, todos los cuales, que han expresado hasta el cansancio que no resisten tanta presión en medio de la imperante depresión.