septiembre 7, 2016

PRSC formula propuesta con miras a enriquecer dialogo permita al país un Código Electoral incluya temas vinculantes

PRSC formula propuesta con miras a enriquecer dialogo permita al país un Código Electoral incluya temas vinculantes

El presidente nacional del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) envió hoy a monseñor Agripino Núñez Collado una propuesta de “ruta crítica” con miras a enriquecer y agilizar el proceso de diálogo que permita dotar a la nación de un  Código Electoral que incluya la Ley de Partidos y otras que tratan temas vinculantes.

El ingeniero Federico Antún Batlle (Quique) también le remitió a Núñez Collado, coordinador del Diálogo Nacional Electoral, otra comunicación con lo que el PRSC entiende debe ser el perfil y el procedimiento para escoger a los nuevos miembros y suplentes del Tribunal Superior Electoral y de la Junta Central Electoral, cuyas sugerencias sean enviadas a los organismos constitucionales que tienen la facultad para elegir a los miembros del TSE y JCE.

“En interés de seguir contribuyendo con el enriquecimiento del debate sobre los temas electorales que usted coordina, queremos a través de la presente, reiterar nuestra posición de que el país sea dotado de una normativa electoral lo suficientemente completa y blindada, que garantice la transparencia y eficiencia de los próximos procesos electorales”, expresa el líder reformista en su comunicación a Núñez Collado.

En su misiva de fecha 24 de agosto de 2016, Quique Antún sostiene que “el proceso de diálogo dirigido por usted no debe ser festinado como quieren algunas fuerzas políticas del país”.

En ese diálogo hay mucho en juego –agrega– y si no logramos rescatar los procesos electorales para que sean diáfanos, transparentes, equitativos y no excluyentes; y si continúa el proceso electoral contaminado por el más vulgar clientelismo, uso desproporcionado de los recursos del Estado, administradores parcializados y utilización de todo tipo de acciones para alterar la voluntad popular, se estaría cerrando las puertas para que transitemos democráticamente por el camino de la alternabilidad y la igualdad que son dos principios nodales de toda democracia moderna.

Sobre la “ruta crítica”, el líder reformista plantea establecer  dos tipos de reuniones,   de  bloques y plenarias, y decidir a quienes se invitará a cada una de ellas, “además, de definir  la periodicidad y el lugar de los encuentros en cada caso”.

“Las reuniones de bloque estarían integradas además de la moderación, por dos grupos de seis delegados cada uno.  Correspondientes, uno a los partidos mayoritarios oficialistas y otro a los partidos mayoritarios de oposición y los invitados especiales que en función de los avances, se consideren”, sugiere el PRSC en el documento entregado a Núñez Collado.

En ese sentido, plantea que se invite a todos los partidos y  agrupaciones políticas reconocidas, las universidades, las iglesias, organizaciones de la sociedad civil interesadas en el tema, asociaciones de empresarios e industriales, trabajadores “y cualquier organización que muestre interés en aportar en el diálogo de concertación para el Código Electoral y en el establecimiento de un perfil y procedimientos para la renovación total de los órganos electorales (JCE y TSE)”.

Sugiere asimismo la creación de una Comisión Técnica formada por hasta cinco  profesionales expertos en los asuntos electorales, los cuales deberán ser sugeridos uno por cada bloque, uno por la Sociedad Civil, uno por los Gremios Empresariales y un coordinador designado por la Moderación, “con el propósito de sintetizar y articular todos los elementos que integrarán el Código Electoral”.

 El Partido Reformista sugiere en su comunicación enviada a monseñor Agripino Núñez Collado el perfil para los nuevos miembros del Tribunal Superior Electoral (TSE), el cual debe ser un profesional del derecho con alto nivel en derecho electoral y un mínimo de 12 años de experiencia, así como que la inclusión de por lo menos dos mujeres como parte de la cuota de género.

También que los miembros del TSE debe ser personas independientes, de reconocida y amplia solvencia moral y no tener antecedentes penales, además de ser dominicano de nacimiento u origen y tener más de 30 años de edad.

Igualmente no haber sido candidato a posiciones electivas presidencial, congresual o municipal en por lo menos ocho años de haber sido postulado, entre otros requisitos.

El Partido Reformista sugiere que los miembros del diálogo elaboren un listado con no menos de 15 elegibles tanto para el Tribunal Superior Electoral como para la Junta Central Electoral.

Dice que ambos listados deberán ser sometidos a la depuración que implica cumplir con el perfil del puesto.