marzo 2, 2017

República Dominicana debe citarse con USA en la final del Clásico Mundial de Béisbol

República Dominicana debe citarse con USA en la final del Clásico Mundial de Béisbol

SANTO DOMINGO. Inventados en su territorio y con las ligas más poderosas del planeta, el baloncesto y béisbol son los deportes de conjuntos en los que Estados Unidos domina al mundo a la distancia, aunque los resultados internacionales no apoyan esa verdad en la “pelota”, sí en el del aro y el balón.

Y es que el béisbol no es de esas disciplinas donde en la mayoría de casos se alineen las estrellas y se impone el mejor talento, sino que el ganador suele ser el que mejor juegue.

Si en el próximo Clásico Mundial que empieza el lunes se produce la primera ecuación entonces los Estados Unidos y la República Dominicana deben disputar la final el 22 de marzo en un partido de lanzar monedas al aire para apostar.

Es el pronóstico que hace DL de cara al certamen universal en cuya cuarta edición los criollos y norteamericanos podrían enfrentarse hasta tres veces, tal y como ocurrió entre quisqueyanos y puertorriqueños en 2013.

En la primera fase de Miami, estadounidenses y dominicanos deben dejar en el camino a Colombia y Canadá dentro del grupo C. Es entonces cuando se acabarán los rivales “chicos”.

A la llave D, a jugarse en el estadio Charros de Jalisco en Guadalajara, es al que mejor le encaja el nombre “grupo de la muerte”, el más complicado de la primera ronda. Allí chocarán Venezuela (tercer productor de peloteros), Puerto Rico, Italia y el local México. Boricuas y bolivarianos salen como favoritos para superar la zona.

Así las cosas, en el cuadrangular de San Diego (grupo F) se juntarían estadounidenses, puertorriqueños, venezolanos y dominicanos, los cuatro países donde más peloteros han nacido que han llegado a las Grandes Ligas.

De los 18,918 jugadores que han pisado el Big Show en 140 años hay 17,780 que nacieron en estos cuatro países, es decir el 93,9%, la abrumadora mayoría en Estados Unidos (16,496) con el 87% y los duartianos (669 nativos) llegan al 3,5%.

Norteamericanos y dominicanos también saldrían airosos de esa llave y llegarían a la semifinal en el Dodgers Stadium.

Del lado asiático

El lunes próximo, Israel (el último clasificado) abre el grupo A y el torneo en Seúl ante el anfitrión Corea del Sur, una manga que también incluye a Taiwán y Holanda. Los de la tierra de Samsung, LG e Hyundai junto con los neerlandeses deben avanzar.

El martes siete arranca la acción en Tokio con el grupo B con el plato fuerte entre Cuba y Japón, favoritos para clasificarse en el combo que completan Australia y China.

Entre el 12 y 15 deben medirse también en la capital nipona surcoreano, holandeses, cubanos y japoneses en el grupo E. De ese round robin deben clasificarse los de la patria de José Martí y los del Imperio del Sol Naciente.

Última fase

Para producirse el tercer enfrentamientos domíco-americana, la final que mayor audiencia podría generar entre los dos principales referentes del béisbol, los representantes del grupo F de San Diego tendrían que derrotar en semis a los del E, tal y como ocurrió en 2013 cuando boricuas y dominicanos se impusieron a Japón y Holanda.

A los estadounidenses no les ha faltado talento para ganar el torneo. Esta vez vuelven con una escuadra armada hasta los dientes con figuras como Paul Goldschmidt, Nolan Arenado, Buster Posey, Eric Hosmer, Daniel Murphy, Ian Kinsler, Giancarlo Stanton y Chris Archer.